Reforma DIY - My blog
31
post-template-default,single,single-post,postid-31,single-format-quote,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-13.7,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

No son las mejores fotos para hablar de ello, pero creo que harán la función que les corresponde para que os hagáis una idea del antes y el después.

El nuestro, no era un piso de nueva construcción. Este aspecto tiene ciertas ventajas, la que a mí me gusta es que puedes hacer reformas a tu antojo sin que te sepa mal el dineral que has pagado por algo nuevo y que no está a tu gusto. Al inicio pintamos las puertas para dejarlas blancas mate, la cocina también paso por la transformación del rodillo y quedo muy actual. Se reformó el baño pequeño y el que más se utiliza por su lógico desgaste. La limpieza que le aportó las manos de pintura que le dimos y cambiar los enchufes de toda la casa le dieron el punto moderno que necesitaba el piso. Fue una buena inversión por lo que el baño de la habitación principal quedó pendiente de sentencia.

El pobre era como el “patito feo” de la casa, lo enseñábamos a toda leche porque no iba en línea con el resto de la casa. Después de tanto como habíamos echo en casa no nos asustaba lo más mínimo hacer la reforma nosotros, más bien, no queríamos obras con albañiles. Los ladrillos estaban en perfecto estado, entonces lo que hicimos fue pintar las paredes con pintura especial de azulejo. En tono blanco todas las paredes menos la pared donde entraba la luz que la pintamos marrón chocolate para dar profundidad al baño. El suelo lo respetamos porque es sufrido y estaba en buenas condiciones.

El método para pintar es sencillo, primero pintas las juntas entre cada azulejo y después empiezas a pintar todos los ladrillos con finas capas (que nunca queden gotarrones!!) El truco es tener paciencia, si el dibujo que hay bajo es oscuro o el propio azulejo es oscuro, ten en cuenta que necesitara bastantes pasadas (en nuestro caso puede que le diera tres o cuatro pasadas). Respetar el tiempo de secado entre capa y capa porque sino podéis cagarla como me paso a mí, suerte que era la parte que tapa el espejo.

Los sanitarios eran del típico color rosa de Roca y lo único que no podíamos instalar nosotros sin necesidad de obra era la  bañera. Compramos pintura específica y manos en la masa. Los sanitarios los compramos nuevos en blanco, de la marca Roca y los cambiamos. Aitor ya lo había hecho anteriormente.

Por un lado la zona del tocador, instalamos un mueble hecho por Aitor en madera de bambú. Nos encantó lo bonita que es. Entre los dos creamos el diseño,queríamos un mueble bastante abierto para no dar sensación de armariazo. Únicamente instalamos un cajón para que el peine, mi maquillaje , mis cosas vaya,estuvieran más a mano. El resto son como dos pisos en abierto, el mas cercano al suelo pensamos en poner cestas o algo que acoplara y parece que el señor “Amancio” nos escuchó. Estas cestas de metal ideales, las compré en Zara Home y quedaban clavadas, ni hecho adrede.

Cada cesta la dediqué a agrupar productos con un mismo fin. En una el maquillaje, en otra cremas, colonias, serums, aceites, potinges varios. En otra cosas del pelo (tenacillas, planchas, cepillos..) y en la última coloqué todos los productos de uñas (lacas, limas,acetonas, tijeras…) Tengo demasiados productos de todo, losé.

La pica queríamos que fuera singular, nos pateamos leroy merlin, bricodepot, bahaus,…pero ahí no nos convencía nada.  Nos fuimos a una tienda de derribos y allí la encontramos. Nos enamoramos nada mas verla, pesa un quintal pero y como queda? A mi me recordaba a las fuentes de piedra que antaño había en parques como Viveros y estamos encantados con ella,la pudimos integrar perfectamente y encontramos un grifo con la altura necesaria. Uso cada mañana y cada noche el baño, resiste muy bien el paso del tiempo al igual que la madera de bambú. Por cierto que a la madera le dimos muchas pasadas de un barniz especial para el agua, repele los líquidos. Es cierto que hay que tener cuidado de no dejar agua acumulada o si caen aceites retirarlos para que no quede cerco, pero aguanta bien la batalla.

Como iluminación, yo quería ojo de Buey. Pero veía muy chulo el detalle de potenciar luz en el espejo. Quise colocar este foco que recuerda a un flexo, comprado en Ikea que me parece todo un acierto. El espejo también queríamos encontrar un elemento con personalidad. Después de mucho buscar, compramos este que cualquiera lo hubiese puesto encima de una cómoda de habitación.

Otra cosa que nos gustaba era instalar un estante bastante largo. Como sobró madera de bambú tomamos esa opción que era totalmente lo que el baño pedía (no poner estantes de cristal). Al principio hacía bastante de adorno todo lo que iba colocando, ahora ya es el sitio donde dejo los perfumes, labiales…

Pintar la bañera lo consideraba el mayor reto, creía que iba a quedar muy cutre. El paso a paso, muy similar al de las paredes, primero empecé por las esquinas y continué por rincones donde el mini-rodillo no llegaba. Pasada, tras pasada y respetando los tiempos…quedó genial. Cierto que se usa menos que la ducha que tenemos en el otro lavabo, pero si que se usa y se conserva muy bien la pintura.

Es de reconocer que nos llevó tener a punto el baño como unas dos semanas pero lo hacíamos a ratitos libres. Mereció totalmente la pena. Es una estancia que entro y la siento totalmente nuestra, a veces me vienen a la cabeza anécdotas que nos pasaron, cabreos que cogimos pero realmente siempre pienso: Que orgullosa estoy del trabajazo que nos pegamos y que pedazo de resultado obtuvimos!

No Comments

Post A Comment