Novia por un día - My blog
317
post-template-default,single,single-post,postid-317,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-13.7,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

Novia por un día

Romantico, así quería mi vestido de novia. Ahora puedo resumirlo en una palabra, cuando me puse a buscarlo no. Intenté probarme varios estilos a fin de reafirmarme en la idea que llevaba en la cabeza.

Puedo decir que llegue a rozar el momento agobio porque no lograba decidirme por el estilo puesto que habían varios que me gustaban pero no encontraba mi vestido.

Tarea difícil pero que después de meses de búsqueda se solucionó desde el momento en que entré en el Atelier de Alejandro Resta. Tardamos un par de citas en darnos cuenta, pero de pronto un día le mando fotos que me inspiraban pero el no contesta. Al llegar a mi siguiente cita, me pide que cierre los ojos y a mis acompañantes les pide que esperen fuera. Me llevan al probador, me visten y me hacen salir frente un espejo, cuando abrí los ojos tenía puesto el vestido que soñaba. En el momento que entraron mi madre y mi amiga Laura encuentro en sus caras el impacto y para bien, claro. De ahí todo fue a mejor. Conforme iban pasando las citas, el vestido se hacía más y más de ensueño.

Los zapatos tenía claro desde que dí con su web que los quería de su tienda, hablo de Salo Madrid. Aproveché unos días que pasé en la capital para ir a probarme, ver tejidos y altura del tacón y los encargué, después me los mandaron a casa por mensajería. Hay que decir que Salo es un autentico amor y la atención es más que inmejorable.

Los pendientes fueron regalo de todas mis amigas, los elegí de Aristocrazy porque quería algo que no fuera lo clásico, oro rosa con piedras en topo, me parece que serán una de esas piezas que siempre podré usar.

Para el pelo confié en mi amiga y cuñada Maite, me conoce de siempre y enseguida pilla que es o que quiero. Trenza a lo rapunzel, como un poco deshecha, entendía que era lo que mejor le venía al vestido que iba a llevar.

La semi-corona la encargué a una amiga que tiene unas manos de oro, ella nunca había hecho algo parecido pero a la vista está que el resultado fue de 10 ( no lo dudaba)

Para el maquillaje quise contar con Marta Parra, que me había maquillado anteriormente y me gusta siempre el resultado.

El ramo de flores también quería algo que no fuera lo de siempre. Maria, de Flores para Novia me aconsejó lo que podíamos hacer acorde al vestido, lugar y estilo. Yo le iba enseñando otros ramos que me inspiraban y surgió el mío.

Pequeño, discreto pero sobretodo yo destaco los colores, la mezcla me pareció preciosa.  Algunas de las flores no las había visto jamas, además añadió hojas más otoñales en tono marrón que hacía un contraste precioso. Ella también decoró el lugar de flores, nosotros aportamos muchos elementos para que los decorase con flor y no nos puso ningún problema, nos adaptamos muy bien entre todos y eso nos gustó un montón. También incluyó hojas más otoñales en la deco que quedó precioso.

Quisiera tener al menos una ocasión al año para poder ponérmelo. La realidad es que no puede ser. La cuestión es que me sentía tan bien con el, tan yo que me da mucha penita que aquel día pasara tan rápido.

No Comments

Post A Comment